¿Qué podemos aprender de los campeones olímpicos?

- Llevando la excelencia del campo de entrenamiento a la oficina -

Lic. Carlos Giesenow

Un grupo de psicólogos del deporte del Comité Olímpico de Estados Unidos decidieron investigar qué distingue, desde el punto de vista mental, a los campeones olímpicos de los que, aún siendo grandes competidores, no llegan a colgarse una presea. Buscaban encontrar lo que diferencia a aquellos que suben al podio de los que parecían tener todo para lograrlo, pero se les escapó (o dejaron pasar) la oportunidad.

Para ello, entrevistaron a diez medallistas olímpicos (poseedores de un global de 32 medallas), un entrenador que tuvo un rol importante durante su carrera y un padre u otro significativo de cada uno de ellos. También se los evaluó con una serie de cuestionarios psicológicos. Esta es una reseña de esa investigación donde los protagonistas opinaron sobre qué características los definen. Las mismas aptitudes son de gran utilidad en otros ámbitos donde se requiere una alta performance.

 

Características de campeones olímpicos

  • Altamente motivados, comprometidos y determinados. Su empuje competitivo está alimentado por un deseo interno o una motivación intrínseca para lograr sus objetivos, en contraposición con recompensas externas. Son extremadamente dedicados y orientados a metas. La motivación intrínseca nace de adentro, tiene que ver con la pasión que sentimos por lo que hacemos, pero también con percibir que elegimos aquello que emprendemos y que somos competentes haciéndolo. La motivación extrínseca depende de las recompensas que nos ofrezcan y, por tanto, es menos sustentable en el tiempo.
  • Optimistas y positivos. Mantienen su actitud positiva frente a las dificultades y se recuperan más rápidamente ante fracasos. Entre otras cualidades, calificaron alto en los tests que evaluaban esperanza (entendida como adoptar un rol activo en la consecución de sus objetivos y tener una planificación sobre cómo alcanzar las metas).
  • Perfeccionistas positivos. El perfeccionismo positivo (o adaptativo) está asociado con logros y éxito, mientras que el perfeccionismo no adaptativo está relacionado negativamente con la salud mental. Perfeccionistas adaptativos se fijan estándares altos y les gusta ser organizados, pero tienen baja preocupación por errores, pocas dudas sobre acciones y, cuando son jóvenes, baja preocupación por las críticas paternas. Perfeccionistas no adaptativos también se fijan estándares altos y les gusta ser organizados, pero se preocupan demasiado por errores, tienen dudas frecuentes sobre sus acciones y, durante su desarrollo, están preocupados por las críticas paternas.
  • Sobresaliente capacidad para concentrarse. Capacidad para focalizar en factores relacionados con el desempeño al mismo tiempo que bloquean distractores. También tienen habilidad para automatizar destrezas (los gestos motores de su deporte), focalizar en lo que está bajo el control de ellos mismos y no en los demás.
  • Habilidad para manejar el estrés y afrontar la adversidad. Esto les brinda la capacidad para lidiar con los contratiempos rutinarios y la ansiedad asociada a entrenarse y competir a nivel de elite. También tienen un bajo nivel de ansiedad como rasgo de personalidad, un alto nivel de control emocional y la habilidad para lograr el máximo desempeño bajo presión.
  • Fortaleza mental. Se resalta la resiliencia (en psicología se refiere a la capacidad para reponerse a los contratiempos, incluso saliendo fortalecidos por los mismos), la perseverancia y la habilidad para manejarse exitosamente frente a situaciones adversas. Esta ventaja psicológica (que puede ser natural o desarrollada) les permite ser más consistentes y mejores que sus oponentes en permanecer determinados, concentrados, confiados y en control bajo presión.
  • Inteligencia deportiva. Incluye la capacidad para analizar su desempeño, innovar en relación a la técnica deportiva, ser un estudioso del deporte, tomar buenas decisiones en lo vinculado al deporte, comprender la naturaleza de la competencia en niveles de elite y aprender rápidamente.

Ahora piense en el ámbito en que se desempeña. ¿Cuáles de estas cualidades son aplicables a su actividad en particular? ¿Poseer estas cualidades lo ayudarían a mejorar su rendimiento y sentir mayor bienestar? ¿Cuáles de estas características posee usted o en qué grado las tiene desarrolladas? ¿Qué está haciendo para desarrollarlas?